La logística es un sector de actividad de rápido crecimiento y la movilidad es esencial para nuestra forma de vida. Al mismo tiempo, el sector de transporte es la principal fuente de contaminación ambiental. Es el primer sector en emisión de gases de efecto invernadero y el primer consumidor de productos derivados del petróleo. Los impactos ambientales en el transporte logístico son numerosos y negativos: contaminación, ruido, infraestructura de transporte que ocupa el espacio urbano, etc.

Los impactos ambientales en el transporte logístico más destacados

Impactos ambientales en el transporte logísticoLas altas tasas de emisión de gases de efecto invernadero

El transporte y el tráfico en especial producen partículas finas que contaminan el aire exterior. Estas partículas no solo son peligrosas y cancerígenas para los humanos, sino que también son tóxicas para los ecosistemas. La exposición a partículas finas PM2.5 y a las partículas PM10 reducen la esperanza de vida humana y afecta a los recién nacidos. Algunas enfermedades respiratorias y cardiovasculares se deben a la contaminación del aire.

Del mismo modo, los gases de efecto invernadero (CO2, CH4, N2O, O3, halocarburos, SF3) emitidos por los medios de transporte son perjudiciales para la naturaleza. Estos contaminantes, debido a la infraestructura vial en las áreas urbanas, disminuyen la calidad del aire y contaminan las reservas de agua del planeta.

La contaminación en el ambiente acuático

Los impactos ambientales en el transporte logístico también incluyen a los océanos y las aguas subterráneas. Cada año, hay catástrofes ecológicas relacionadas con el hundimiento de buques petroleros. Esto, trae consigo consecuencias en el ecosistema de los océanos y las costas marinas. Esta alteración del ambiente acuático también conduce a problemas relacionados con el tratamiento de las aguas pluviales y las plantas de tratamiento de agua. Además de los entornos arriba mencionados, son los ríos en las zonas rurales y el agua subterránea los que se ven más perjudicados.  Como resultado, las especies acuáticas se ven amenazadas y en el largo plazo algunas de éstas desaparecerán.

La contaminación acústica

El transporte es ruidoso. Los responsables son el tráfico por carretera, mar y aire. El transporte por carretera causa ruidos que pueden dañar a las personas y la vida silvestre. Asimismo, existen otro tipo de ruidos causados por la unidad de motor, los neumáticos en la carretera y también los aerodinámicos. El sonido de los vehículos se convierte en una verdadera molestia más allá de 50 km/h. El ruido causado por el transporte ferroviario se debe al contacto entre la rueda y el carril, el chirrido de los frenos o las curvas, del motor diesel y la aerodinámica del TGV.

Por último, se encuentra el impacto ambiental del transporte aéreo. Este ruido se enfoca alrededor de los aeropuertos y los pasillos de los aviones. Su intensidad puede llegar hasta los 80 y 90 decibeles. Los afectados son las especies de aves que viven alrededor de los aeropuertos y los humanos. En el caso del hombre, puede causar problemas de comunicación, insomnio y estrés.

El consumo del ambiente natural y de la energía

El desarrollo de la infraestructura de transporte y logística conduce a un gran consumo de espacio. Como consecuencia, el medio ambiente se ve negativamente afectado. La flora/fauna, la agricultura y el patrimonio ambiental terminan por ser dañados. Por otra parte, se encuentra la consecuente acidificación de los suelos y plantas, así como el agotamiento de la capa de ozono debido a los gases de efecto invernadero.

En MAP Transport S.A., empresa con 33 años de experiencia en carretera, miramos al futuro abogando por un transporte limpio. Ya son más de 2.000 clientes los que han apostado por nuestros servicios, pero queremos llegar más lejos.

 

Su empresa de transporte/logística de confianza en Europa.